El extranjero Jeremiah Massey se destacó en la visita con 18 unidades; mientras que Khalil Kelley fue el goleador con 21.

Ante un arranque impreciso de los Tigres, los santiagueños se despegaron rápidamente con la puntería de Stanic, llegando a tocar 12 de máxima (4-16) promediando el período. En la segunda mitad del cuarto inicial, Kelley le aportó 8 a las ofensivas aurinegras con sus salidas de los pick and roll para equilibrar el juego. Pero la visita siguió inspirado en el aro contrario con el sacrificio de Basualdo para despedirse por 8 arriba (15-23) al descanso corto.

En el segundo período, una notable reacción aurinegra ante el Negro bandeño desorientado le permitió a Libertad ponerse en juego. Afloraron las pérdidas del rival para que el dueño de casa pudiera correr y dos escopetazos de Figueredo terminaron por darle la igualdad por primera vez a los sunchalenses (27-27). Olímpico se despegaría otra vez a 4 y nuevamente retornaría la igualdad (31-31) con un rutilante Caffaro restando 3′ para el cierre de la primera etapa. Pero en el tramo restante, los morenos visitantes se hicieron cargo y la dupla Guzmán Abreu – Massey le posibilitó a los santiagueños retirarse a los vestuarios con media docena de ventaja (35-41).

La dupla extranjera de Olímpico se encargaría de imponer otra desventaja máxima a su rival. Serían 13 unidades (38-51) con solo 2’30” de juego. Hasta ahí llegarían porque Libertad volvió a explotar para interponer un contundente 18-7 en poco más de 4′ que los acercó a un doble (56-58). Otra vez la fórmula más confiable fueron las caídas hacia el aro de Kelley (11). Machuca y Basabe se encargaron en los segundos finales de acrecentar la distancia a 6 (60-66) antes de ingresar al último capítulo.

En el período final, Olímpico pareció quedarse sin combustible, dando toda la sensación de que Libertad se lo llevaba por delante. En poco más de 3′, un parcial 9-2 con 5 del juvenil Augusto Alonso le permitió pasar por primera vez al frente a los aurinegros (69-68). La grieta se ensanchó a 6 con otro zapatazo de Alonso y una corrida de Cuello. Pero apareció Massey para hacerse cargo con un oportuno triple y luego el cubano Abreu haría retornar la paridad a 74 cuando transcurría la mitad del cuarto. Después fue palo y palo. Cangelossi afinó la puntería para los Tigres; Stanic y Massey fueron vitales para los bandeños. A falta de 60 segundos, con el tanteador 81-82, el dueño de casa no pudo aprovechar sus posesiones y el Negro de La Banda terminó festejando desde la línea de los libres el pase a los octavos de final.

Informe: Prensa Libertad